“La cultura corporativa es el principal elemento para atraer y retener  talento humano, especialmente Millennials”

“La cultura corporativa es el principal elemento para atraer y retener talento humano, especialmente Millennials”

Publicidad

 

Lima, 14 de diciembre de 2018 – La era de la información ha cambiado de manera radical el mundo del trabajo y las expectativas que tienen los empleados. En el pasado, la colaboración entre miembros de un equipo sucedía dentro de una sala de juntas de forma presencial o vía telefónica, pero ahora ésta ha cobrado un nuevo significado y adquiere nuevas dimensiones. Hoy es posible colaborar en tiempo real con equipos ubicados en distintos espacios o ciudades en el mundo, desde entornos dinámicos que fomentan la creatividad y la innovación constante, y que permiten mantener un balance entre la vida personal y la laboral.

 

 

En este contexto, WeWork, Microsoft y Linkedin desarrollaron la conferencia “UpGrade: Transformando la manera como trabajamos”, en la que representantes de las tres empresas brindaron sus puntos de vista sobre las principales tendencias en el mundo laboral y los retos que deben enfrentar los departamentos de recursos humanos en su búsqueda y retención de talento.

 

“De nada sirve la herramienta o metodología más avanzada en manos de un colaborador desmotivado o no comprometido con tu marca. Creemos que la cultura es el primer factor en el que las empresas  debemos innovar y esto necesariamente va de la mano con un espacio de trabajo dinámico que fomenta la colaboración y la conexión. Debemos humanizar la forma en la que las empresas trabajan, afirmó Jessica Benza, Country Manager de WeWork Perú.

 

Según un estudio de CBRE Group, el 78% de los millennials ve la calidad del entorno de su trabajo como una de los principales factores para escoger un empleo y el 69% de ellos cambiaría otros beneficios por un mejor lugar de trabajo. Esto representa una clara evidencia que las generaciones de profesionales actuales buscan y valoran elementos muy diferentes a los que sus padres consideraban al momento de buscar trabajo. La idea de tener una vida dentro de la oficina y tener otra vida muy diferente fuera de la oficina ya no existe para ellos. Quieren tener una sola vida, y quieren que sea motivadora, emocionante y con mucho crecimiento personal.

 

La idea de tener una vida dentro de la oficina y tener otra vida muy diferente fuera de la oficina ya no existe para ellos. Quieren tener una sola vida, y quieren que sea motivadora, emocionante y con mucho crecimiento personal.

 

La guerra por el talento

Si bien es cierto que los profesionales de hoy están constantemente a la búsqueda de nuevos retos profesionales, las empresas deben mantener una estrategia activa para buscarlos y captarlos proactivamente.

 

Plataformas digitales como Linkedin Recruiter y los servicios de empresas especializadas en headhunting siguen siendo herramientas fundamentales, en especial cuando se trata de puestos de trabajo estratégicos que requieren perfiles y aptitudes específicas.

 

En este sentido, se estima que en el 2019, las empresas gastarán US$ 559 billones de dólares en proveedores de headhunting a nivel mundial; muestra que es una industria que continúa en crecimiento dado el alto valor que aporta.

 

 

Por otro lado, se hizo hincapié en la importancia de los mecanismos internos de capacitación del personal como una estrategia de retención y aumento de la productividad. En este sentido se expusieron diversos caminos para lograrlo, tales como las reuniones de análisis de desempeño periódicas entre los trabajadores y sus jefes directos para la identificación de aspectos de mejora, encuentros anuales, talleres presenciales y plataformas de digitales como Linkedin Learning.

 

Finalmente, se destacó la importancia de la tecnología como un mecanismo para conocer a profundidad a los integrantes de los diferentes equipos de trabajo, con el objetivo de mapear sus fortalezas, debilidades e intereses. De esta manera, utilizando machine learning e inteligencia artificial, es posible diseñar planes de desarrollo profesional  altamente personalizados y medibles, permitiendo a los líderes de recursos humanos llevar un seguimiento permanente, identificar a los empleados de alto rendimiento, asignar nuevas responsabilidades, cambiar la estructura de los equipos, entre otras decisiones estratégicas.