¿Por qué las PYMES deben invertir en marketing digital?

¿Por qué las PYMES deben invertir en marketing digital?

Antes de darte las cuatro principales razones por las que debes invertir en marketing digital, es necesario aclarar que no se trata de que los medios digitales lo sean todo o remplacen a los tradicionales, al contrario, deberían ser un complemento de una estrategia articulada. Pero si de pequeños negocios (PYMES) se trata, hay que saber cómo aprovecharlas correctamente, con objetivos claros y una estrategia bien articulada, las plataformas digitales pueden ser el impulso que tu negocio necesita. Y para que termines de convencerte de ello, te dejamos 4 razones de por qué debes invertir en marketing digital:

  1. Porque en internet, una empresa mediana o pequeña tiene las mismas oportunidades de competir con otras más grandes. No te decimos que vas a conseguir lo mismo que McDonald’s (de hecho tu objetivo probablemente sea muy distinto) pero sí que puedes llegar al público que le interesa ese restaurante y atraerlos al tuyo para que prueben y tengan una primera experiencia con tu producto. De ti depende que esos consumidores no solo se vuelvan fans de tu marca en Facebook sino también portavoces de tu marca en la vida real.
  1. Porque es más barato pero sobre todo más rentable que cualquier otro medio de “publicidad tradicional”, y la rentabilidad empieza porque puedas medirla. Las plataformas digitales son (a nuestro criterio) las que mayor profundidad en medición tienen. Puedes medir el alcance de lo que haces, la cantidad de clics que recibes, puedes conseguir una base de datos bien segmentada, entre otras métricas, de acuerdo a los índices que plantees como medidores de tus objetivos. Y cuando decimos que creemos en su profundidad, siempre ponemos de ejemplo la medición que tienes que hacer (o intentar) para saber cuántos de los miles que vieron tu anuncio en TV o en el diario del domingo realmente compraron tu producto, o para hablar de casos más reales, cuántos de los que recibieron un volante (flyer) de tu restaurante fueron a comer en él.
  1. Porque nos ofrece la oportunidad de acercarnos a nuestros clientes, tener un contacto más transparente con ellos e incluso montar nuestro central de reclamos si es necesario. Ten en cuenta que la compra no termina cuando el cliente consume o paga por lo que ofreces, es en este punto en donde empieza la experiencia con tu marca y la que puede fortalecerse a través de una comunidad en redes sociales. Ponte en el caso de un nutricionista, brinda un buen servicio y sus clientes empiezan a recomendarlo con otras personas preocupadas en su salud y sus hábitos alimenticios, si este nutricionista tuviera una página de Facebook (por ejemplo) les estaría dando el espacio para que sus clientes comenten sobre sus servicios, digan lo buena que fue su experiencia, pasen la voz a sus contactos en Facebook y hasta le pidan consejos o tips para mantener un equilibrio en su alimentación. Nuestro nutricionista ya tendría un canal de atención “post-venta” o en este caso post experiencia.
  1. Y por último y quizás la razón más importante, porque los consumidores o tus posibles clientes han hecho de internet parte fundamental de sus vidas. Ya casi nadie compra o consume algo sin antes haberlo “googleado” o buscado en Facebook. El hecho de que te encuentren en internet te hace más relevante, le genera confianza y hace más fácil su decisión de compra. ¿Te imaginas querer viajar a una ciudad que no conoces y al buscar en internet no encontraras ningún hotel? ¿Te imaginas que un amigo te recomiende un hospedaje y no puedas corroborar lo que te dijo de las habitaciones porque no tiene una web en dónde ver sus instalaciones? Los negocios necesitan de internet tanto como las personas.