Flores con corazón de chocolate

Publicidad

Era una mañana gris, propia del invierno limeño; había llovido el día anterior y me dirigía al restaurante Amoramar, en Barranco, para entrevistar a Grace Beuermann (la pronunciación de su apellido se me hacía complicado, pero ella entendió), quien es la artífice de Delibouquet.

Grace Beuermann, psicóloga de profesión, nos cuenta que la idea del negocio propio siempre rondaba en su cabeza. Intentó varías veces sin resultado alguno, pero de eso se trata, de probar, de experimentar hasta que das con el negocio indicado, y así le sucedió a Grace tras un periodo en Israel.

¿Y cómo así? se preguntarán ustedes. Esto es lo que nos cuenta Grace: “yo empiezo a trabajar en un principio de niñera; entonces, en una de esas experiencias conozco a una mamá quien me contrata para cuidar a su bebe y que era dueña de un sitio como Delibouquet. Con el tiempo empiezo a trabajar en ese lugar, cuyo concepto me encantó y me dije ¡ay, qué interesante!, esto debería haber en el Perú”

Tras un año y medio en Israel, Grace duda si regresar o no al Perú. Tiene muchas ideas de cómo desarrollar su negocio, y, aunque difusas aún, decide en el 2012 retornar a Lima con la decisión de llevar a cabo su emprendimiento. Sin embargo, no fue nada fácil aterrizar el negocio, así que decide trabajar como psicóloga en una consultora.

Ya a finales del 2013, Grace realiza en paralelo con su labor profesional su primer trabajo como emprendedora; aquel sueño del negocio propio que rondaba en su cabeza se estaba haciendo realidad. Pero es en el 2014 cuando Delibouquet hace su aparición formal y sin muchas complicaciones, más allá de las demoras burocráticas con el tema del registro del nombre y de la razón social.

El nombre, según nos cuenta Grace Beuermann, nace tras una reunión familiar entre sus hermanos y cuñados, con quienes comenzó a barajar posibilidades bajo el concepto de chocolates envueltos en arreglos florales de papel y las ideas fluyeron “primero pensamos en chocobouquet, pero había ya un nombre de chocobouquet en Internet entonces dijimos no, mejor busquemos un nombre que incluya más dulces, ya que no necesariamente íbamos a hacer solamente chocolates (por ejemplo, ahora estamos haciendo arreglos que tienen gomitas), luego dijimos deli puede ser delibouquet y nos gustó a todos y así quedó”.

Durante la entrevista, Grace me cuenta que al inicio tuvo que hacer los chocolates con la ayuda de una amiga que se dedicaba a eso, pero era muy laborioso hacerlos así que optó por comprarlos, ya que duran más que los hechos de forma artesanal y además, combinan muy bien con los arreglos de papel que ella crea.

Y así, paso a paso, Delibouquet y Grace fueron creciendo, con la ayuda de los amigos y familiares, quienes creyeron en este concepto muy elegante y diferente, hasta llegar a tener su primera tienda. “En el camino, es mi hermana la que me ofrece hacer este negocio entre las dos. Mi hermana es la dueña del Amoramar y es quien me propone desarrollar el negocio y hacerlo más grande y un poco más oficial y yo dije, bien hay que hacerlo”. Y así lo hicieron. Grace se dedicó por completo a su negocio y junto a su hermana inauguraron la primera tienda dentro de las instalaciones del restaurante Amoramar en Barranco y pronto abrirán una nueva sede en Miraflores.

Ahora, si tener un punto de venta es muy importante, Grace es consciente de que también deben utilizarse otros canales que permitan interactuar con el público; es por eso que apostó por la creación de una página web y por las redes sociales, y aunque remarcó que el tema del comercio electrónico aun no se da con fuerza en nuestro país como sí en el extranjero, confía que en un futuro inmediato el panorama será diferente.

Ya avanzada nuestra conversación, y por curiosidad, le pregunto a Grace quiénes le compran más arreglos, y me dijo que los hombres. Yo supongo que no es por algún sentimiento de culpa, digo yo. Pero más allá de culpabilidades Delibouquet apunta a un público que quiere algo distinto y elegante, a hombres y mujeres que quieran regalar flores con corazón de chocolate y chocolates de los más finos.

Bien amigos míos, esta fue la historia de Grace Beuermann y Delibouquet, llena de incertidumbres, de grandes logros y con muchos sueños que estoy seguro se cumplirán. Y aquí les dejo un breve mensaje de Grace para todos aquellos que desean emprender el negocio propio.

“Yo les diría que se arriesguen, de qué vale quedarse con la duda. Al final yo soy de la idea de que uno debe arriesgarse pensando en que cualquier cosa puede pasar y aunque no es fácil mantener un negocio, tener todas las ganas es lo más importante”.

Delibouquet muy pronto estará haciendo comercio electrónico con Pyme.pe. Puedes ver sus productos en https://www.pyme.pe/delibouquet