El cuento de los dos leñadores

El cuento de los dos leñadores

Publicidad

Durante su ponencia en el 1er Congreso Internacional de Tecnologías Exponenciales, Pascal Finitte, director administrativo de Singularity University Labs, expuso sus 10 Consejos para Emprendedores (Better, Faster, Louder, Explicit, Focused, Networked, Smarter, Resilient,  Ignorant, Relaxed); la que para mí resultó ser la exposición más interesante del día.

Tenemos entendido que pronto GICPerú compartirá los vídeos para que todos puedan tener acceso a este importante contenido y sería excelente si pudieran ver esta presentación cuando esté disponible. Mientras tanto, quiero compartir con ustedes una de las historias que Pascal utilizó para ilustrar Relaxed el último de sus consejos y que afortunadamente no necesita mayor traducción.

Se trata del cuento de dos leñadores, también disponible en su blog.


Había una vez dos leñadores; ambos eran muy fuertes y los mejores leñadores que uno podía encontrar. Un día decidieron competir para ver cuál de los dos era el más fuerte. Tenían 24 horas para cortar cuanta leña pudieran. El que cortara más leña ganaría la competencia.

El primer leñador se fue a trabajar y cortó leña por 24 horas sin parar. No tomó ningún descanso y era tan fuerte que ni siquiera sintió la fatiga.

El segundo leñador trabajó muy duro, tomando pequeños descansos de 15 minutos cada dos horas. El primer leñador veía esto desconcertado, seguro de que ganaría la competencia.

Cuando llegó el momento de contar la leña cortada el segundo leñador había cortado más leña, resultando ganador de la competencia.

El primer leñador, furioso y confundido le preguntó a su compañero cómo era posible que hubiera cortado más leña si ambos eran igual de fuertes y él había trabajado sin descanso a diferencia suya que había hecho muchas paradas, a lo que el segundo leñador respondió “de vez en cuando tienes que hacer una pausa para afilar el hacha”.

Lo que esta historia nos enseña es que debemos hacer pausas en el trabajo para enfocarnos en otros aspectos de la vida, lo que a su vez nos permitirá ser más eficientes. La vida no se trata solo de trabajar.


Espero que les haya gustado esta historia tanto como a mí. A lo mejor te hizo recordar algún momento de tu propia historia de emprendimiento. Quedo a la espera de tus comentarios.