Microcréditos: ¿Entienden las cajas Municipales mejor a los emprendedores que los bancos tradicionales?

Microcréditos: ¿Entienden las cajas Municipales mejor a los emprendedores que los bancos tradicionales?

Publicidad

Joel Siancas Ramírez es contador público de profesión con estudios de especialización en la Universidad de Chicago y en la Universidad de Yale, y presidente del Directorio de la Caja Sullana, a donde ingresó en 1990. En tres meses llegó a ser vicepresidente y a los nueve, presidente. Agarró la Caja con un capital de 38 mil dólares, y hoy están bordeando los $ 80 millones. También fue presidente de la Federación Peruana de Cajas Municipales, por lo que conoce de sobra el sistema de las microfinanzas en el país; así que visitamos su oficina para conversar sobre este tema que todo emprendedor pyme avispado debe tener en cuenta y conocer.

Sr. Siancas, en un contexto donde ha bajado un poco la velocidad del crecimiento del Perú, ¿cómo está el sector de los microcréditos?, ¿ha disminuido también la demanda por estos?
En la Caja Sullana vimos que el sector de micro y pequeñas empresas ya conocido, es decir, ya bancarizado ‒alrededor del 56% de los microempresarios en el país‒, estaba congestionándose con créditos. El sector ya estaba atendido por un universo de empresas o intermediario financieros, llámense bancos, cajas, financieras, Edpymes, etc. No olvides que por 6 años consecutivos fuimos el mejor país en torno a microfinanzas en el mundo. Entonces, viendo que toda esa masa ya la estaban atendiendo, en las ciudades se empezó a producir más bien una sobre congestión crediticia, donde aparecía una entidad y si veía que calificaba bien un microempresario, simplemente le daba crédito.

Pero esto produce también demasiadas deudas
En efecto, así se generaron algunos casos de sobreendeudamiento en ciertos nichos. ¿Qué hizo Caja Sullana como estrategia? Paramos un poco los dos últimos años, el 2012 y 2013. Ese periodo crecimos, pero no tan rápido como creció el resto. Fue estrategia pura. Nos reacomodamos y miramos qué le estaba pasando al resto, hacia dónde iba; y al costado, vimos cómo estaba el comportamiento del mercado. Analizamos que cosas teníamos que ajustar. Y el 2014 apretamos el acelerador porque ya habíamos visto cómo les iba a ir al resto, y sabíamos que nos iba a ir diferente. Construimos un core financiero (software muy especializado adaptado a lo que es microfinanzas), con atributos de los productos que tiene un banco, para que asuma tarjetas de crédito, para que asuma leasing, y una serie de factores para atender al sector. Este año aplicamos la estrategia, salimos con el nuevo core y hoy estamos creciendo más rápido que el resto y de manera muy segura. Y, además, mientras que los niveles de morosidad se le disparan al resto, a nosotros se baja. Entonces podemos decir, que en nivel general ha habido desaceleración en el país y una desaceleración de créditos, pero por aquí ves una cajita que se llama Caja Sullana que está creciendo, es decir, al revés, contracíclico.

¿Cuándo hablamos de microfinanzas y microcréditos, de qué hablamos? ¿Hay una escala de montos para clasificar a un microcrédito como tal?
Sí, mira, nosotros nos guiamos, por un lado, por las normas de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) y, por el otr, por nuestra propia experiencia de trabajo a lo largo de los años. Estamos hablando de un crédito micro cuando va desde 200 soles hasta los 5 mil soles. Es para alguien con pequeño movimiento, una tienda muy chiquita, un ambulante, etc. Si hablamos de 5 mil hasta 30 mil soles ya considéralo que estás sobre los microempresarios, ya es pequeño. Luego de los 30 mil, ya lo consideramos un mediano.

¿Qué criterios usan ustedes para evaluar el riesgo en alguien que solicita un crédito?, ¿hay un mínimo de requisitos?
De principio, no tienes que estar afectado en las centras de riesgo de Superintendencia o las privadas…
Pero bueno, es todo un drama borrarse de algunas cuando ya has pagado tu deuda.
Así es, y te complican la vida. Pero vamos a suponer que estás allí, pero si sustentas que ya pagaste, no hay problema.

¿Qué otros criterios evalúan o requisitos piden?
Tener no menos de seis meses en una actividad económica. Luego, vemos tu compartimiento crediticio, no solo del lado de las centrales de riesgo, sino que lo evaluamos por el lado de tus proveedores. Vemos con quiénes te vinculas y qué están diciendo de ti. Es decir, si eres cumplido, emprendedor: la reputación. Otra cosa que hacemos, y no hacen es los bancos, es que ellos solo van al negocio pero nosotros vamos a tu casa. Así vemos qué tan emprendedor eres. Normalmente si haces un negocio y estás teniendo algún tipo de excedente o estás invirtiéndolo o está a la vista: o lo tienes metido en el negocio o vas haciendo algo en tu casa. Se traduce en ladrillo, fierro, o compra artefactos. Entonces vemos que la aplicación de tus recursos es muy lógica, hay sanidad en tu actividad. También se ve cuántos hijos tienes y si estos a lo mejor trabajan y aportan algo a la economía familiar. Entonces como que haces una bolsita de movimiento. Todo ese espectro se evalúa para, por un lado, la condición de voluntad de pago, y por el otro, de capacidad de pago. A diferencia de lo que es clásico en un banco, donde el manejo de un crédito es vía corporativa y tienes que tener garantías muy ciertas, acá más que garantías evaluamos tus flujos, la confianza real, la aplicación del crédito. Es más chiquito, pero más complejo. Se analiza la psicología de las personas.

¿Los intereses son siempre los mismos o depende del pagador?
Depende de dos cosas. Si eres nuevo, te va a costar la entrada un poquito más porque eres un riesgo bastante alto y no traes, además, garantías, y lo que evaluamos es tu gestión…

Pero, entonces, ¿sí piden garantías?
Por montos pequeños, no. Es un amor de larga data, no es un amor a primera vista de que me caes bien y te doy el crédito. Te vamos evaluando. Entonces vas creciendo, y conjuntamente como crece la entidad, creces tú también. Entonces la curva de interés es menor, va bajando el interés, y los montos (prestados) son mayores. Por ejemplo, si ya tienes una garantía porque creciste en el negocio y te compraste un puesto en el mercado o estás pagándolo, eres sujeto a mayor crédito porque ya creciste. A medida que avanzas, te van haciendo un chequeo, y si consigues tu garantía, ya eres sujeto de créditos mucho más importantes.
En cuanto al tema de la informalidad, ¿puede pedir un crédito cualquiera o debe estar constituido como una persona jurídica de algún tipo?
Preferente es aquel que está formal, pero no dejamos de atender a los no formales, porque es candidato a ser formalizado.

¿Y eso no es contradictorio a las políticas de Estado?
No. El Estado que haga lo suyo. Tampoco te digo que sea el mayor número (los informales). Son los que van ingresando, que son pocos. Vamos a suponer a un ambulante que tiene un triciclo. La formalidad la tiene con el municipio en el sentido de que le da una licencia, pero no necesariamente está emitiendo boletas. Pero si a esta persona le empoderas, le compras algo más, la haces crecer, necesariamente va a formalizarse. Cuando vemos que está creciendo le decimos “señor, tiene que tener su RUC y todo”. El asesor de negocios que le toca, que es el analista del crédito, lo va induciendo a que sea formal. Le explicamos los beneficios de la formalidad.

¿Son los microempresarios buenos pagadores?
Sí. El porcentaje de créditos buenos-buenos en el país supera el 90%. Es decir, hay un 92% más o menos que te pagan. De incobrables, esos que ya no te van a pagar nunca, estamos hablando apenas de un 1.5%. Es poco, pero el volumen te impacta en el estado financiero (de las Cajas).

En los últimos 2 o 3 años, ¿cuál sector o rubro de las pymes es el que ha movido más crédito?
De principio es el comercio (ventas), que es algo tradicional, siempre está allí. También el tema de restaurantes, de hospedajes. Algo de tecnología ha corrido bastante, como temas de Internet y vinculaciones. Transporte también ha sido un tema fuerte en los últimos años.
¿Qué tanto usan los emprendedores pyme el sistema financiero, o son más de ahorrar bajo el colchón? Leí que solo el 20% tenían cuentas de ahorro.
Digamos que esa concepción, por lo menos en las provincias, está cambiando fuertemente. Aún que falta bastante, diría que un 40% de las personas que tienen actividad económica tienen cuentas de ahorro. Nosotros inducimos, pero sin exigirles, a las personas a que vayan teniendo cuentas de ahorro. Por ejemplo, está el caso de la persona que entre sus familiares juntó sus familiares $1,500 para la cuota inicial de un vehículo con GNV para hacer taxi. Les decíamos que paguen a través de COFIDE con un chip cada vez que le ponen gas; pero, adicionalmente, los inducimos a que vayan haciendo un ahorrito. ¿Para qué? Para la incertidumbre si es que hay un deterioro del carro y tienes que parar unos días; para que cuando el carro ya esté muy usado, te puedas comprar otro; o para temas vinculados a familiares. Así, hay gente que la ha hecho muy bien. Nosotros fomentamos la cultura de ahorro, le damos mecanismos. Nosotros estamos calzados, porque unos S/. 1,350 millones colocados, y tenemos lo mismo captados en ahorros del público.
Además, ahora las cuentas están aseguradas por el Fondo de Depósitos y ahora con la tecnología es útil hacer transacciones por Internet si tienes cuentas de ahorro.
Así es. Además, hay seguridad respecto de las cuentas. Si un hacker te afecta, si afecta a la empresa, hay seguro sobre eso.

En consecuencia, ¿en qué beneficia a un emprendedor pyme estar inserta en el sistema financiero?
Por algo muy básico: crecer. Si quieres crecer como pyme, insértate en el sistema financiero y vas a conocer sus bondades. Si tienes un capital, trabaja siempre con él. Rentabilizas, y sigues acumulando capital. Y si ves que tienes una ‘palanca’ (alguien que te preste) que te cuesta más barato que tu costo propio de capital, y puedes crecer más rápido, por qué no la usas. Es decir, si mi negocio da más rentabilidad utilizando ‘palanca’, pues la utilizo. Creces con capital ajeno, inviertes con el dinero de otros.

¿Qué ventajas trae para un emprendedor acudir a las cajas municipales y no a la banca tradicional? Porque vamos, entiendo que las tasas de interés no es que sean mucho mejores.
Las tasas hoy en día están ahí muy competitivas en microfinanzas. La banca ya aprendió, pero no porque “aprendió”, sino porque compró. Recuerdo épocas en que el BCP o el BBVA, con sus unidades de atención a las pymes, tenían unas morosidades altísimas. ¿Qué hicieron? Si no puedes con ellos, úneteles o cómpralos. El BCP (Credicorp) compró EDYFICAR, luego compran Mibanco. BBVA, a través de una fundación del mismo grupo, compra CajaSur y Caja Nuestra Gente, y las junta y ahora están creando Banconfianza.

Pero, ¿qué distinguen a una caja de los bancos?
La caja, como empezó atendiendo a este sector, tiene una cualidad que no entienden los bancos aún: cuando tu área de riesgos de los bancos analiza a un microempresario y lo ve crecer, tiene temor; no quiere que su riesgo vaya más allá, que solicite préstamos más grandes. Mientras que en la caja lo hemos visto crecer y entendemos su forma de ser y actuar, y nos arriesgamos con él porque lo conocemos. Nosotros tomamos decisiones rápidos porque entendemos el sector. Por ejemplo, si el cultivo se le cae a un pyme agricultor por un tema climático, pero su record crediticio es bueno, sabemos reaccionar rápido y conocemos que es algo cíclico, que se va a recuperar. Entonces, le prestamos como sostenimiento y luego le damos para levantar. No nos asustamos, a diferencia de los bancos que están acartonados con el sistema y no comprenden bien el sector. El banco no entiende el lenguaje de los pyme. Ellos se manejan corporativamente, privilegian garantías, proyectos y proyecciones muy reales; pero un microempresario no ves un balance muy bien adecuado, sino que ves otras características buenas.

Finalmente, ¿qué herramientas nuevas está ofreciendo la Caja Sullana para las pymes?
Vamos a ofrecer una serie de servicios adicionales, como tarjetas de crédito y el tema del leasing que debe estar antes del fin de año. Tenemos el servicio del Fonocaja. Basta que tú llames y ya te comienzan a pre evaluar, luego llegas a la entidad. También puedes ingresar a la web de Caja Sullana y hay simuladores para los ahorros y para los créditos, para que veas escenarios posibles. Asimismo, si eres cliente de la Caja puedes pagar tus servicios por Internet a través de nuestro portal, mover cuentas entre clientes o pagar a otras empresas del sistema financiero con el código interbancario, etc. Y otros servicios.