Talía Luksic, diseñadora y directora de Nec & Luk

Publicidad

Todo aquel que ha soñado con dejar las exigencias de un trabajo fijo y empezar un proyecto propio, ha sentido también temor ante la incertidumbre. Ese temor es el que retrasa la decisión de tomar el riesgo. Y es el que, muchas veces, frena la mejor iniciativa. Talía Luksic entiende ese miedo. Ella estudió Comunicaciones, e ingresó al mundo corporativo en el año 2003. Aunque le iba bien, siempre sintió ganas de explorar su faceta creativa, la que había alimentado con algunos cursos de diseño.

Mientras trabajaba en una gran empresa peruana dedicada a la belleza, empezó un proyecto paralelo: Nec & Luk nació el 2007 como una marca de accesorios de cuero, y también como el escape creativo de Talía, y de su socia y gran amiga. Entre las dos hicieron una primera producción, que vendieron exitosamente entre familia y amigas. “Éramos solteras y sin hijos. Podíamos hacerlo en paralelo. Pero con el incremento de nuestra familia todo se complicó”, cuenta Talía. La marca de accesorios que había tenido un comienzo auspicioso recibía cada vez menos tiempo de sus dueñas. Pero Luksic no estaba dispuesta a dejarla ir: compró su parte a su socia, para seguir con Nec & Luk ella sola, aunque fuese intermitentemente.

“Aunque soñaba con trabajar mi propia marca, aún me aferraba a mi trabajo corporativo”, explica Talía. En ese momento de su vida, se enteró que estaba embarazada de su primer hijo. Se pensaría que, sabiendo que iba a tener un bebé, Talía iba a necesitar aún más la seguridad y tranquilidad que un trabajo estable, en una compañía ajena, podía darle. Sin embargo, sucedió lo opuesto: la llegada de su primer hijo le dio la fuerza que necesitaba para arriesgarse y apostar por ella misma. Además, le demostró que si quería hacer las cosas bien, tenía que elegir. “Trabajaba en horario de oficina en la empresa, y luego regresaba a mi casa a atender a mi hijo. Cuando él se dormía, hacia las 9 de la noche, es que podía dedicarme a Nec & Luk”, recuerda Talía, y hasta ahora no comprende cómo pudo llevar ese ritmo tantos meses. “Tenía que sacrificar horas de sueño y estado anímico. Pronto me di cuenta que si seguía así, no iba a poder mejorar en mi trabajo corporativo, ni en mi negocio personal. Y tomé una decisión”.

 

Buena piel
Talía y su equipo se consideran artesanos del cuero. Las carteras, bolsos, billeteras y demás accesorios de Nec & Luk están hechos de materiales naturales, con cuero obtenido de curtiembres que usan el menor plomo posible, y que sean certificadas. La materia prima es argentina, italiana, chilena y peruana; la mano de obra es totalmente peruana, con cuatro maestros artesanos que trabajan en dos talleres de Villa El Salvador y San Juan de Miraflores.

Nec & Luk tiene dos líneas. La primera incorpora tejidos y telares peruanos, y está más orientada a un mercado internacional: se distribuye en la cadena de hoteles Inkaterra, Dédalo y la tienda del restaurante Rosa Náutica. La segunda es una línea más urbana, para el día a día, con modelos sobrios y muy contemporáneos. Actualmente, Talía está buscando una tienda para colocar esta línea, y mientras tanto la vende en su showroom (previa cita). Además, reconociendo el potencial que la plataforma digital tiene para los pequeños y medianos negocios, está terminando su web y su canal de venta online. Finalmente, está empezando a diseñar una colección para hombres.

“Pensaba que un negocio propio me permitiría tener un horario más tranquilo. Me imaginaba saliendo al parque con mi hijo, y montando bicicleta por el malecón”, admite Talía, riéndose. “Pero para el relanzamiento de la marca, tuve que dedicarme a cada aspecto del trabajo. Hice todo. Eso me tomó un montón de tiempo, pero se reflejó en el diseño: sacamos un excelente producto”, explica la diseñadora. “Ahora he aprendido a manejar mis horarios. No hay más tiempo, pero sí es más flexible. Y mucho de mi trabajo puedo hacerlo aquí, en casa, cerca de mi hijo”.

Antes de volcarse por completo en su marca, Talía Luksic sintió miedo. Claro que sí. Por eso retrasó la decisión lo más que pudo. Pero un año después, está a punto de presentar su nueva colección de verano. “Ahora recuerdo todo lo que sentí antes de animarme”, reflexiona la diseñadora. “¡Y pienso que debí haberlo hecho antes!”.

Mira las colecciones de Nec & Luk en FB/Nec & Luk